[GTranslate]

Los 1️⃣ 5️⃣mejores tips para una lactancia materna exitosa

 

keyword (a usar en descripciones ALT de las imágenes y en los nombres de las imágenes): consejos lactancia materna exitosa

 

 

Los 15 consejos para una lactancia materna exitosa

¿Tendré suficiente leche? ¿Sabré cómo darle de mamar al bebé? ¿Es fácil amamantar si nunca antes lo has hecho? ¿La lactancia materna duele? ¿Es un sacrificio?

Seguramente estas (y muchas otras) son algunas de las dudas  que te plantearás cuando te quedes embarazada y te decidas por la lactancia materna, o cuando ya estés con tu bebé en el pecho.

La realidad es que todas tus dudas son normales, como también lo son tus ganas de que todo vaya bien y consigas tener una lactancia materna exitosa. 

Por esto, en este artículo encontrarás 15 consejos que pueden ayudarte a conseguirlo. 

Pon al bebé al pecho justo después de nacer

Uno de los momentos más mágicos que podrás vivir es el de conocer a tu bebé justo después de dar a luz. Aprovecha este momento para ponerlo al pecho, o incluso para dejarle sobre tu barriga. Verás que tiene un instinto que le hace reptar para buscar tu pecho y empezar la lactancia

 

Lee sobre lactancia materna

Busca fuentes (fiables) y empápate del tema. Si surge un problema, y ya estabas informada sobre él, podrás actuar de forma mucho más inmediata. Libros de lactancia actualizados, autores como Carlos González o Julio Basulto, o webs como www.albalactancia.org o www.elactancia.org pueden darte mucho apoyo en momentos de duda. 

 

La lactancia, a demanda y sin horarios

Olvídate de aquello tan desactualizado de mamar cada tres horas. Si pones a mamar al bebé cada vez que lo necesite, tu lactancia irá mucho mejor. Otra cosa: al principio, tu bebé mamará muchas veces y mucho rato. Sí, todo va bien. No te asustes, lo estás haciendo genial.

La lactancia no debe doler

Este es un mito al que NO debes hacer caso (más abajo verás otro consejo relacionado con escuchar lo que te dicen). La lactancia jamás debería doler, y este comentario se carga más lactancias que muchos otros. Muchas mujeres aguantan muchísimo dolor porque sus familiares les dicen que es normal que duela. Si duele, hay un problema. Puede ser de agarre (el bebé no se coge bien, hace un agarre demasiado superficial), o podría ser una mastitis clínica o subclínica. Si duele, consulta con una matrona o una experta en lactancia. Ellas podrán ayudarte y conseguirán que tengas una lactancia placentera (sí, puede serlo). 

Revisa la posición del bebé al mamar

Relacionado con el anterior consejo, es importante conseguir un buen agarre del bebé. Puedes comprobarlo con estos trucos: comprueba que el bebé coge toda la aureola, no solo el pezón; su barbilla debe estar tocando a tu pecho; la nariz debe quedar despejada (si tiene la barbilla tocando a tu pecho, su cabeza se inclinará hacia atrás y la naricita quedará libre).

Tienes suficiente leche para tu bebé

Este es uno de los miedos más habituales con mamás primerizas o con madres que han tenido experiencias poco satisfactorias con anteriores lactancias. Es importante que sepas que tu leche siempre será suficiente. Tu cuerpo produce a demanda del bebé: cuanto más esté el bebé al pecho, más leche producirás

Escucha e interpreta a tu bebé: te dirá cuando quiere mamar

Eso de la lactancia a demanda significa que el bebé (y también tus pechos) deciden cuando hay que hacer una toma. Si el bebé está nervioso, se chupa las manos o todo lo que tiene cerca o mueve la cabeza como si buscara algo, prueba con tu pecho. El llanto suele ser una señal de que ya vamos un pelín tarde, así que anticípate a que eso pase. 

 

Ante la duda: teta

Existe una expresión que no vamos a reproducir aquí, pero empezaba por “ante la duda, la más…”. Podría perfectamente aplicarse a la lactancia: si tienes dudas, pon al bebé al pecho. No siempre tiene hambre, pero el pecho también cumple una función de calma y de tranquilidad para el bebé, así que si está inquieto y no sabes bien porqué, ponlo al pecho y casi seguro que consigues tranquilizarlo. 

Ponte cómoda para dar de mamar, sobre todo al principio de la lactancia

Es importante que, sobre todo en los primeros meses de lactancia, encuentres una posición que te sea cómoda. Pasarás muchas horas así, y puede que tu espalda se resienta. Haz acopio de bastantes almohadas que tengas por casa, y úsalas para poder apoyar el brazo en el que tengas al bebé, además de para crearte un buen apoyo para la espalda. 

Hidrátate bien

Es muy importante que durante tu lactancia bebas muchos líquidos. Siempre es importante beber, pero cuando estés en periodo de amamantar, notarás que necesitas beber mucha agua. ¡Tu cuerpo te lo pedirá, hazle caso! Y si quieres, puedes aprovechar para tomar infusiones galactogogas, es decir, que ayuden a tu cuerpo con la producción de leche. 

Come de forma saludable: la lactancia consume muchas calorías

De media, una mujer lactante consume unas 500 calorías más que incluso estando embarazada, por lo que la dieta deberá ser equilibrada y saludable. Además de aportar la energía necesaria, habrá que tener en cuenta que todo lo que consumes como madre, le llega a tu bebé por la leche. 

 

Escucha lo que te digan… y luego haz lo que tú creas

Las primeras semanas e incluso meses de lactancia pueden ser duras. La vida cambia por completo, las hormonas hacen de las suyas, y la gente (con buena intención, seguro) opina de todo lo opinable (y de lo que no). Intenta protegerte de comentarios que minen tu autoestima y que te hagan dudar de tus capacidades. La lactancia no siempre es fácil, pero ¡puedes con ella!

 

Pide ayuda si tienes problemas con tu lactancia

Sí, escucha lo que te digan: familiares, amigos, conocidos y vecinas. Pero si tienes problemas, busca ayuda profesional, y hazlo rápido. Puedes consultar con tu comadrona, o incluso mejor, buscar un grupo de apoyo a la lactancia en tu zona.

 

En los inicios, necesitarás discos de lactancia

Es muy probable que durante las primeras semanas o meses de lactancia, tus pechos “pierdan” leche. Si te incomoda, puedes usar discos de lactancia, pero ten en cuenta que no incluyan plásticos y que sean de algodón. En Ecobaby.bio encontrarás discos que permitirán que la piel de tu pecho respire, y evitarán posibles infecciones o mastitis.

 

El consejo de lactancia que no encontrarás en internet: tira de la camiseta del bebé para conseguir el agarre perfecto

Por extraño que suene, funciona. Hay veces en las que conseguir el agarre perfecto para que la lactancia sea un éxito es tarea difícil. Este pequeño truco, contado por una matrona experta en lactancia, ha salvado muchas más lactancias de las que ella misma puede imaginar… Coge a tu bebé cuando lo tengas apoyado en tu brazo, y tira suavemente de la parte de atrás de su camiseta, como si quisieras ponérsela bien. Ese pequeño tirón hará que su cabeza se incline levemente hacia atrás, lo que permitirá un agarre mucho más profundo, y por lo tanto, evitará que al mamar haga grietas o te duela. 

 

Seguro que con estos 15 que te hemos dado consigues una lactancia exitosa: la que a ti y a tu bebé os haga felices y os mantenga sanos. 

 

Y tú, ¿conoces algún truco de lactancia que nadie haya contado en internet? 


Deja un comentario